El artista que vive más de la cuenta

Triste

el tiempo nos va deslavando, descarando, descarapelando, y nos hace víctimas de la decadencia

el artísta se repite, se desespera por recuperar sus glorias añejas, recurre a la fórmula ante la imposibilidad de reinventarse

los seguidores comienzan a malbaratar y regalar las obras de aquel que ayer admiraban

esos tesoros que realmente no valían mucho más que un sentimiento, ahora valen menos que un grano de arroz quemado

los aplausos se apagan, los clubes de fans van cerrando poco a poco, a las presentaciones del artista sólo acuden algunos vejetes calvos que también buscan en el pasado algo que valga más que su jodido presente

así se va poniendo todo gris

así hasta el día de la muerte del artista, antes tan admirado, cuando llega su deceso verdadero (no el primero, ese que experimentó mientras seguía respirando y fue olvidado) es que empezarán los homenajes

el último adiós que le hacen muchos como para expiar las culpas de la desmemoria

un minuto de silencio, el primer instante que es una muestra de lo callado que será el resto del porvenir

Todo pasa, todo se olvida

Anuncios

No me gustan los funerales

No me gustan los funerales.

Imagino que la mayoría de la gente comparte esta aversión mía, aunque seguro habrá quienes les encante asistir a sepelios y esas cosas, así como habrá dementes que se mueren de gusto regocijado dentro de un hospital.

Sólo he asistido a un funeral en mi vida, y hubiese querido no haberlo hecho, pero a veces hasta los más contracorrientosos tenemos que apechugar y cumplir obligaciones estúpidas y establecidas.

No sólo no me gustan los funerales, me molestan, porque no tienen razón de ser, las más de las veces.

En unos la gente está reunida para recordar a alguien que habían olvidado en vida hace ya mucho tiempo. Absurdo en verdad.

En otras están los familiares carroñeros cumpliendo sus actuaciones antes de destriparse o celebrar la muerte de quien les deja algo que por lo general no se merecen.

Casi siempre hay discursos y lágrimas de cocodrilo lagartón, palabras de merolico corriente que tratan de construir imágenes para recuerdos lejanos, o elegías y honores para quien no era tan apreciado. ¡AY qué bueno era!

Y el personaje central, el difunto, ya ni se entera de nada de lo que allí pasa. Ya está en otro lado, en otra dimensión o quizá en ningún lado.

No, no me gustan los funerales, y en lo posible intentaré no asistir al mío.

Las más de las veces lo mejor es callar

No condenes al que se autodestruye. No estás en sus zapatos. No tienes derecho y ni puta idea.
Decir que alguien que se mata es un infeliz, un cobarde o desagradecido porque lo tenía todo, porque no piensa en los demás, porque perdió la fe en Dios, sólo te hace ver como un imbécil que se traga todo lo que los comerciales le venden. Mejor deja de juzgar y cuestiónate: ¿en verdad crees tanto en Dios?

No digas que la vida es un maravilla si no lo sientes, y si lo sientes… bien por ti, nomás recuerda que no tienes la obligación de contagiar tu “visión” a los demás. Si lo dices sólo para repetir lo que te han dicho que debes decir, guárdatelo.

No tengo nada en contra de ti, mientras no abras la boca y dejes salir tus idioteces a una distancia en que yo pueda oírlas.
Si te molesta lo que digo, procura hacer lo mismo que yo hago respecto a ti: poner muchos kilómetros de por medio. Si no te gusta verme, tienes otros 359° hacia dónde mirar.

No condenes al que se autodestruye, porque con ello podrías estar ganándote un veredicto severo en tu propio juicio. Nadie sabe. No digas que no beberás de esa agua.
¿Quién te ha dicho que tu supuesta vida “bien vivida” es lo que debe ser, que eso es lo correcto? ¿Quién te crees como para tratar de convencernos de que tu ignorancia es sabiduría?
Ojalá aprendieras que las más de las veces es mejor callar.

wally

Del amor y del olvido

En un principio todo era como vivir en el paraíso por adelantado.

Las endorfinas deforman nuestra percepción. Ojalá todo siguiera así por el resto de la historia, pero eso es imposible.

Las más de las veces se llega a la encrucijada de la resignación o del autoengaño unilateral. Seres tan necios y empecinados como tú y yo, sólo tenemos la segunda opción.

Si el paraíso se convierte en infierno, y no se sale a tiempo, sabe a manicomio.

Esas altas murallas que uno mismo construyó por seguridad, pueden terminar siendo una prisión, pues son muy difíciles de saltar.

Uno no quiere dejar ir, eso significaría perder, y tan clavado queda ese sentimiento de derrota que se ignora cualquier ganancia posible en otro lado. Todo parece pérdida cuando duele el corazón.

Si te dije que te quiero fue en serio, es una frase con la que no me gusta jugar.

Todo lo que hago por amor, tiene factura que intento cobrar más tarde. Se convierte el asunto en una lucha de poder, hasta que alguien se hunde en la impotencia.

Quizás fui demasiado sincero y me diste por hecho; quizás en mi ilusión seguí sin poder ver la realidad. Quizá me mentí desde un principio y creí vivir lo que mi imaginación dictaba.

Ilusión no compartida es como la mitad de una mentira.

Lo bueno es magnificado, y por lindo se intenta prolongar, en una estructura de decorado cinematográfico.

Lo malo, se va al no-me-acuerdo voluntario.

Lo feo es el pan de cada día.

Quizás nada nunca fue completo, en ningún momento. Muy tarde me enteré de que lo mejor es cortar las amarras a tiempo.

Dicen que las reglas del amor se parecen al olvido, quizás sea cierto, pero siento que no es lo mismo.

Ser insoportable

Hay veces en que uno resulta insoportable a sí mismo. Tanto que quisiera separar el cuerpo del alma, o alejar los hemisferios de la cabeza para que formen continentes inconexos.
Pero no es posible, ni en sueños se escapa uno de sí mismo.
Solía agradarme mi propia compañía, disfrutar de mi persona, pero circunstancias ajenas y propias me han hecho ir perdiendo la paciencia para conmigo.
Igual es desgaste por el tiempo, nos pasa con los demás ¿no es cierto? ¿Por qué no habría de suceder con la propia persona? Quizá sea la manera natural para irse despidiendo, preparándonos para el final cercano, para que la muerte sea preferible a la vejez muy prolongada.
Es feo, descubir que uno hace lo que siempre ha criticado, ver que las soluciones a problemas ya no salen fácilmente de las mangas, o descubrirse que a ciertas alturas del partido uno ya viste chaleco.
No sería suficiente el opio ni la heroína para alejarse de su misma persona, tarde o temprano uno regresa y esas falsas salidas suelen desembocar en culpas o en purgas.
Ni modo, tal parece que no queda de otra más que poner cada cosa en su lugar y aguantar, ya sea en el estóico portal, en la redundancia de la esfera o en la desesperación del que espera.
Aguantar, apechugar y bancarse al lado de la cancha, o en
la estación, esperando el último tren. Así es la vida.
angel

El mapa de las relaciones sentimentales en tres frases

Existe cerca de de donde vivo una colonia clasemediera alta, en donde destinan cierta calle para que los vecinos salgan a hacer ejercicio; es decir, no se cierra la calle, sino que se destina el borde de un camellón en forma de pista de hipódromo, para que la gente salga a correr, caminar o andar en bicicleta. Algo parecido al patio de ejercicios de una escuela, prisión o de un manicomio, pero sin rejas ni altas bardas (siempre me recuerda una pintura de VanGogh).
Prisoners Exercising Vincent van Gogh
Ayer, caminando yo por ahí, pude notar un grupo de tres ciclistas, uno de los cuales iba entreteniendo a sus compañeros con su charla. La primera vez que pasaron junto a mí alcancé a oír al entretenedor decir: “… con que le provoques una sonrisa ya es tuya…”. Poco después volvieron a pasar y alcancé a oír al mismo tipo decir: “…basta con una patada en los huevos y listo…”, y tuve la oportunidad de una tercera frase poco después: “… ni que fuera la única, hay muchas en el mundo…”
Es curioso cómo en tres frases rápidas, el tipo pareció resumir la historia de muchas relaciones románticas. La ilusión y la magia agradable (aunque definitivamente difiero de la simpleza de la idea, es decir, yo he hecho reír a muchas mujeres, y no hice mías ni al 1% de ellas), pero bueno, tomemos la frase como el inicio del enamoramiento, él quiere hacerla reír y ella ríe. La fase de la ilusión siempre es alegría y encantamiento, sonrisas y sonrojos. Felicidad y embriaguez sin alcohol (algunas veces sí hay acompañamiento etílico). Cada persona quiere hacer sentir bien a la otra, quedar bien. Oh l’amour! Primavera, pajarillos y cielos hermosos (hasta los lluviosos). El mundo es un horizonte por recorrer, uno ya no está solo, dos hacen uno, y todo es jijí jajá.
Sigue el puntapié en los testículos. Una mujer tiene ovarios, pero como dijera Colón, todo es como un huevo. Quizá el ciclista experto en relaciones humanas se referiría a ponerle un “estate quieto” a un rival, que significaría la defensa de esa territorialidad que siguen aplicando las bestias pseudo racionales que se denominan humanas una vez que tienen pareja. Me refiero a esos que ven a su pareja como propiedad y que experimentan los Iagosos celos Oteleros (sin motivos reales), las inseguridades y las rivalidades. Defender lo propio de los zánganos y ladrones que merodean por el paraíso infernal. No todas las relaciones tienen ansias propietarias, pero no son pocas las que sí.
Claro que esa frase del puntapié puede tener otro significado: el rompimiento violento en las relaciones disfuncionales o cuando los chistes dejan de tener gracia. Cuando el que hacía reír ya no es “el ser más divertido del mundo” sino un “imbécil que no toma nada en serio” o un “tarado que de todo se carcajea”. Cuando vuelan platillos en la cocina (sin tener que llamar a expertos en ufología), cuando la agresión verbal cruza la frontera y llega al pueblo de los puños, las patadas y las heridas. También he visto esa película, y recuerdo que incluso fui amenazado por tijeras que agujeraron mi camisa favorita. Cada quien habla de cómo le fue en la feria.
plates
Para terminar con lo que dijo el ciclista, su tercera frase no es la vencida, sino la que intenta sobreponerse al vencimiento. Una vez separado, tras la relación buena o mala, viene el luto del alejamiento. Siempre habrá dolor, quizá mucho, quizá poco, pero siempre lo habrá. Uno suele añorar a la persona que alguna vez se amó, no importa si al final todo fue un trago más amargo que el pan de la Última Cena. Y en el cabizbajamiento subsecuente, no faltará el amigo que tratará de dar esperanzas basándose en la sobrepoblación mundial: en este mundo hay muchas mujeres más, ella no es la única. Mlas noticias: ella es única e irrepetible, como de alguna manera lo somos cada uno de nosotros.

cloned
También, sin duda, hay muchos amigos más sensatos que no dirían semejante tontería. Sí hay mucha gente, y es probable que hayamos demasiados que nos parecemos entre nosotros, pero sin embargo cada persona tiene una combinación única. Nadie sustituye a nadie, quizá el nuevo alguien sea más compatible con uno, quizá nos brinde más magia; quizá no, pero el caso es que no es el clavo que sacará otro clavo (¿en serio alguien ha tratado de desclavar en la realidad clavos con clavos, en vez de usar un martillo o pinzas?). Sí, hay mucha gente, y nunca conoceremos ni remotamente a la mayoría de las personas que existen. Si alguien se fue, simplemente es capítulo cerrado y a lo que viene. Mirar a atrás y cerrar la puerta y no esperar encontrar a que alguien la cierre por nosotros.
En fin, las frases de ese ciclista me hicieron pensar en esas cosas.

Zhongfang baila el vals

Zhongfang baila un vals, sin su mamá.

Zhongfang baila un vals por XV años perdidos.

Zhongfang se conmueve por los niños del mundo Y sus sobrinos.

Zhongfang baila el vals y no puede parar.

Michael Jackson ya es ceniza de jueves y Confucio es cosa pasada.

Zhongfang baila un vals y quiere presentarse en Viena desalchichada.

Hay travestis que dicen la verdad aunque sean a veces mentiras aparentes.

He decidido callar mientras hablo y decir las cosas en silencio.

Dim Mak y miradas extrañas.

No me encontré, pero igual ya me acostumbré al extravío.

Zhongfang baila un vals y quiere presentarse en la Monumental.

La espada de Damocles pendiendo sobre mi cabeza, aunque al final pende arriba de la testa de todos, por blanda o dura que la tengan (que se tome todo como se quiera aunque no se quiera).

Zhongfang no tiene pandilla, demasiado rarito, pero no es por su nombre, ¿hombre? Nadie sabe, nadie supo, nadie en su casa lavó, pero todos escuchamos el Jingle del día, que nadie entiende, pero todos lo repiten.

“¿Qué dijo?”

Estribillos, catchy phrases, la originalidad es una condenada cruz, que luego otros toman para crear instituciones.

Zhongfang mejor baila el vals y que el mundo gire al ritmo que le venga en gana.

waltzing-solitaire