Oscuridad en el esplendor

En el gran parque, pulmón verde rodeado por la gris ciudad, en ese parque todo bien cuidado, con sus altos árboles frondosos y diversos senderos para caminar, donde los citadinos se ejercitan, tratando de vencer en las luchas diarias contra el reloj.

En ese parque respetado, con aves cantando como si fueran su propia banda sonora, existe un caminito a lo largo del cual hay bonitos faroles, y que pasa cerca de la parte trasera de un foro done los domingos una orquesta sinfónica revive las imaginaciones de los compositores clásicos.

En ese lugar, detras del foro, cerca del caminito, hay una negra entrada a un sitio oscuro, que aunque tiene una puerta, esta permanece siempre abierta, por lo que si pasas por allí verás el rectángulo tenebroso que conduce a un lugar tan oscuro como la política.

Del interior solamente se distingue la penumbra y un pequeño foco incandescente, de los viejos, siempre encendido, pero con una luminosidad tan baja que nada aporta realmente para despejar la oscuridad de ese interior casi infernal.

Supongo que debe ser el cuarto de algún empleado de mantenimiento, donde suele guardar sus herramientas para tener bien cuidado el foro o su parte del parque, puede quizás que sea el lugar de encuentro de empleados retozones, sin ambargo no deja de ser algo espeluznante un espacio tan oscuro en medio de tanto esplendor natural. Nunca me he asomado, no por miedo, o quizá sí. Supongo que no lo hago nomás por preservar el misterio.

¿Qué tal si al asomarme veo sólo cuatro paredes mal pintadas? ¿O qué tal si las cuatro paredes están decoradas con carteles o fotos amarillentas, ya sea de chicas desnudas presumiendo un pasado que hoy ha deshecho con rabia la gravedad, ya sea de deportistas de actualidad o quizá de Maradona o de Julio César Chávez? ¿Qué tal si solo hay un catre en donde duerme un viejo empleado, esperando a que le asignen algún trabajo?

Ese lugar puede ser amenazante para cualquier madre y servirle para ejemplificar a sus hijos los lugares a los que por nada del mundo deben acercarse. Esa preocupada mamá, supongo que creerá que si se asoma al interior del cuarto descubrirá diversas bragas deshilachadas por el suelo o sostenes arranados desesperadamente con los dientes. Igual nomás hay tres condones usados haciendo que el piso luzca desaseado.

No lo sé, en verdad prefiero no asomarme, y así dejar que la imaginación vuele o preservar el secreto de esa oscuridad.

rf3

Anuncios

N-O

“N”, “O”, dos letras que juntas, en ese orden, son como la luz roja en un peligroso crucero de autos, son como esa señal que te aconseja que lo mejor es no intentar ganarle al tren expreso, es la palabra que te niega siquiera un beso, la versión simplificada del “ciérrate sésamo”. “No”.
Al expresarse “No”, es el muro límite cuyo traspaso debe evitarse, la autoridad que impide continuar, el botón rojo que aborta la misión, a partir del no, lo correcto es regresar con la nave a casa o quemarla y quedarte en ese lugar, tal como estás.
“No”, debe ser la contundencia de un punto final, cierre de historia, ninguna histeria.
Pero lamentablemente la teoría rara vez se transforma en práctica en el mundo real.
Sobreabundancia de necios navegando idiotamente en el océano de la necedad.
¡Cuántos problemas se evitarían si todos respetáramos tan sencilla negativa!

Caso perdido

Recuerdo que dejé de leer filosofía, porque me deprimía. ¿Cómo es posible que a pesar de tantas buenas ideas, de tantos pensamientos, ya sea para entender el mundo o para mejorarlo, las cosas sigan igual? La pregunta era respuesta a la vez, sin querer me expliqué la vigencia de Sócrates/Platón, Cicerón o Humme, incluso de Shakespeare: el ser humano no cambia.

Cambiarán escenarios, cambiarán tecnologías, pero por redes sociales e Internet se hacen y dicen las mismas estupideces que en un libro escrito o de viva voz, en este siglo o 20 siglos atrás. La miseria humana no se puede erradicar, no hay vacuna contra ella, incluso es parte de la evolución, si lo quieres ver positivamente, de toda evolución, excepto la moral.

De ahí que todo sea igual. Hoy parece que no hay circo romano, como tal, pero sí reality shows, hay noticias las 24 horas (manipuladas la mayoría de ellas), no para mantenerte informado, sino para doparte. Hay videojuegos que te atrapan por horas y horas, hay diversión, lo que no te hace reír, lo que no te divierte, es totalmente serio y aburrido. No lo veas, no vale la pena, y seguimos entretenidos.

La llegada de los imbéciles destructores a las altas esferas del poder no es nada nuevo, gobiernan los peores, la kakistocracia es lo más común en la historia, Calígula, Tiberio Domiciano, tienen equivalentes en varios presidentes de nuestros días. Pareciera que la realidad es siempre negra, pero aquí seguimos, la luz al final del tunel sigue allí, no se apaga, siempre en apariencia más cercana, siempre igual de lejos.

Somos un caso de estudio, un caso perdido, pero para algún estudio en algún lugar.

Clic (surfeando con el control)

Clic

“…te informo que en este pueblo la gente ha decidido hacer justicia por sus propias manos y castiga a cualquiera que cometa un delito sin esperar que el Estado aplique la justicia…”

¿Estado? ¿La gente? ¿En qué momento rompieron su conexión?

Clic

“…pues fíjate que te digo en exclusiva a ti, y al teleauditorio, que Juan Domínguez está saliendo con su actriz secundaria: María Ronaldo…”

¿Juan qué?, ¿María cómo?

Clic

“…¡Calla! No digas más, si mi madre se entera que soy amante de su amante podría armarnos en el acto una escenita de celos…”

—¿En qué acto?

Clic

“…Bang, bang, bang, bang, bang, bang, bang, bang, bang, bang, bang…”

—Si me dieran un centavo por cada muerte que he presenciado desde este sofá, no tendría ningún apuro económico por los siguientes 30 años.

Clic

“…¿Y cómo te enteraste? ¡Yo sé todo! Vodka Romanov, para quienes no ignoran nada…”

—Compra y la verdad te será revelada.

Clic

“…pero dinos qué sentiste cuando el violador desgraciado empezó a cometer su crimen contigo…”

—Parte de la decadencia es hacer un circo con la intimidad y el dolor, ¿lo dijo Nerón?

Clic

“…¡Oh Billy! ¡Aaaaaaahhh Biiiillyyyy! ¡OOOOOOOOOOH Billyyyyyyyyy! ¡OOOOOOOOOOOOHHHHHHHH BILLYYYYYYYYYYYYYYYY!…”

—¡Madres, apenas son las tres de la tarde!

Clic

“…y así, el primero de ustedes que salga de la agua con la manzana en la boca sin haberle pegado a su compañero gana el pase a la final por el auto último modelo…”

—Todo cuesta en esta vida.

Clic

“…mi padre es un imbécil que se casó con la idiota de mi madre…”

—Sí Señor, honrarás a tu padre y a tu madre.

Clic

“…accidente donde tres personas murieron y otras tres resultaron heridas de gravedad. Más información después de estos mensajes de nuestros patrocinadores…”

—¿Eso se patrocina?

Clic

“…Jesús, nuestro Señor, queriéndonos como sus hijos, sabía que todo esto sucedería, porque nos ama y nos previno. Esto iba a suceder…”

Clic final.

1997

tumblr_n9kvl5lnrc1rioxyio1_500

En verdad no lo entiendo

En la tierra donde no hay trono, ni reina,
todos parecen deambular, como bichos sin camino.
No hay allí nadie que merezca ser objeto de envidia,
y sin embargo todos pelean entre sí por que ansían lo que los demás tienen.
Esa incorregible raza cree valer más que el oro, y sin embargo se comporta como si no valiera nada.
Son incapaces de hablar con sinceridad, ocultan la verdad bajo corbatas o pantallas.
Sonríen falsamente para hacerte creer que les agradas,
y luego al toparse contigo en la calle ni siquiera te saludan.
Esos seres siempre están en busca de lo imposible,
como no queda de otra toman lo asequible, pero esto nunca es suficiente. Jamás les basta.
Los devalidos no les importan, tampoco les importan los niños, incluso los que son sus hijos, a quienes suelen hacer pasar por hombres de corta estatura y los contagia de sus “valores” y “objetivos”.
No entiendo cómo es que alguien en un lugar así desea vivir más de 100 años, pues entre más edad se tiene más difícil es convivr en esta tierra.
Por más que digo que ya tuve suficiente, mañana seguro seguiré conviviendo con esta ralea.
Si acaso crees no ser como ellos, vale la pena que estudies bien lo que te muestra el espejo.
Si alguien me hubiera advertido de todo esto, no creo haber pedido venir aquí;
pero aquí me encuentro y esperaré hasta que llegue el fin.

1997

No le apuestes a la juventud

No le apuestes a la juventud

se va cuando ni cuenta te das

no le apuestes a la firmeza

se cae cuando menos lo esperas

no hay nada que el tiempo no viole

de la manera más cruel

salvo las letras.

el cuero da de sí

el oído se pierde

la vista, ni te imaginas,

pregúntale a Borges.

no le apuestes a nada

y quizá tengas reintegro

da las gracias

y vámonos de aquí.

 

Los demás

El clasemediero con sobrepeso, aletargado burgués hamburguesero, es una mera máquina que se autoconsidera el motor de la economía, y por eso dice tener más derechos que los demás. El religioso fervoroso, que se llena el vientre con lo que le da la gente, en rituales mecánicos y huecos finge creer que tiene el poder de salvar a los demás. El personaje de la tele, que lee noticias de lunes a viernes, se dice líder de opinión, pero la opinión que expresa no es la suya, sin embargo los demás son cómplices de su farsa.

El izquierdista falso, ignorante que jura ser heredero de Mao y Stalin, se dice hermanado con el Ché Guevara y declara la guerra a los que tienen más que él, pero eso no es izquierda y su único fin es el poder, para así joder impunemente a los demás. El congresista popular, cabildeando en manada con los de su partido, representa intereses de altas esferas, a las que aspira pertenecer, pero nunca es la voz de los que votaron por él. El hombre de a pie, que se queja por la falta de empleos, por la elevación de impuestos, por lo mal que va su país, cree que con votar una vez cada ciertos años ya cumplió con su deber y que ejerce la democracia, iluso idiota que por tan poco vende su libertad, como los demás.

El adinerado con suerte (ya sea por mérito propio o por herencia) busca principalmente más, a costa de los demás. El político, supuesto servidor público, quiere obtener ventajas y poder, a costa de los demás. El pordiosero indigente, quiere causar penas diciendo que nunca tuvo oportunidad, en el fondo sólo quiere vivir a  costa de los demás.

Intercambia cualquier personaje, entre estos papeles, y obtendrás el mismo resultado: egoísmo a distintos niveles, siempre a costa de los demás.

wally

 

“Esta es mi película”

“Luces, cámara e inacción…”

La película era completamente suya: idea, dirección y producción.

Cinta del género experimental porque carecía de guión y se iba creando sobre la marcha. Esas cosas raras de los 1960 revividas 40 años después.

“Esta es mi película, así que harás lo que yo diga”, dijo tiránicamente, autoritaria, sin esperar otra respuesta que la sumisa obediencia

Su resto del mundo éramos sus personajes secundarios y toda geografía mundana e inmunda era la locación.

Monigotes entraban y salían, escenarios extravagantes, viajes desperdiciados y diálogos en su mayoría malos.

La improvisación dependía del humor que ella tuviera en la jornada. A veces era un drama, otras una comedia, las más de las veces era nada, un vil sinsentido, y todo pareció ser una montaña rusa sin diversión y que provocaba náuseas.

“Corte, se repite”.

Va de nuevo, la escena que no salía, y que cada vez que se repetía resultaba peor que el intento anterior.

A veces, se hacían breves ensayos, sobre la marcha.

Los extras desfilaban y los protagónicos perdían fuerza, algunos se quedaban nomás por ese amor al arte, ya mentado, pero el cansancio fue alimentándoles el desamor.

Los personajes se confundían, la personalidad de la víctima se mezclaba con la del verdugo y la verdura era más roca que fruta. “¡Aghhhh!”, era el cotidiano grito de su frustración.

No hubo reemplazos de intérpretes mientras estuvo vigente el tácito contrato que nadie firmó. Todo había sido por amor.

Ningún estudio hollybodriense ni independiente quiso dar su apoyo tras oler el inminente fracaso asegurado y el abismo sin fondo en que se metió el último patrocinador que se ambaucó en el proyecto. “Corte y queda”, era la frase que menos se escuchaba durante la filmación.

Todos envejecieron y abandonaron el sueño.

El resultado fueron kilómetros y kilómetros de pietaje enlatado en alguna bodega perdida que no visitaría ni el Indiana Jones más desesperado. No hubo estreno ni alfombra roja, mucho menos osos en Berlín, palmas en Cannes ni Oscars en Hollywood.

El orgullo se perdió.

Pero bueno, fue su película.

film

El día de la escritura

La escritura matutina vale la pena cuando la idea es buena o se recuerda un gran sueño.

La escritura a mediodía suele ser de compromiso, obligada, y quizá de somnolencia si se combinan letras después de comer.

Las escrituras nocturnas pueden valer la pena si retratan algo vivido durante la jornada, que sea realmente digno de contar.

Y las escrituras con alcohol suelen ser malas pero, ¿quién sabe?, en ocasiones son excelentes mentiras y otras son rotundas verdades.

Palabras

Paciencia. Es lo que vamos perdiendo en silencio.

El Mundo. Todo lo que ilusamente creemos que escapa de nuestro control.

Verdad. Lo que aprendimos a despreciar diciendo que es un gran valor.

Orgullo. Lo más difícil de tragar.

Miedo. Lo que sentimos unos de otros al encontrarnos tan similares.

Deseo. Origen de muchos de nuestros males.

Respeto. Palabra que hoy carece de sentido y significado.

Dios. Sinónimo de olvido.

Extraído de “Cuentos InFamiles y canciones sin música”, 1997

angel