Dejemos que hable el viento

Dejemos que hable el viento… total, siempre se lleva las palabras.

Dejemos que hable, porque yo no tengo nada que agregar a lo nuestro.

Dejemos que hable el viento porque con tanto vocabulario robado debe tener mucho que decir, y porque de nosotros ya lo he escuchado todo.

Dejemos que hable porque seguramente ha visto bastante, ya que ha estado incluso en los confines del mundo, mientras que nosotros nos hemos encerrado en las cuatro paredes de una rutina.

Así que vivamos un minuto eterno guardando tú y yo silencio, y dejemos que hable el viento.

Letras y palabras

Letras.

Como si hubiera necesidad de presumir una nueva combinación de ellas.

Como si de verdad pudieran reflejar los sentimientos, acercar a la persona que más se quiere y alejar a quien ya no se desea ver más.

A veces funcionan y son el conjuro correcto, pero no parecen ser efectivas para los inseguros, para los testarudos y para los que dudan (más allá que para comprobar que existen).

Una correspondencia no correspondida e interrumpida porque ya no me importan las respuestas que se me puedan dar por la relación irreverente y totalmente carcomida.

Olvidemos las palabras cuyo sentido está hoy extraviado.

Palabras.

Como si hubiera necesidad de enterarse de vidas ajenas, de las imaginaciones de otras personas, de los sueños de otros dueños o de las ideas distintas a las de uno mismo.

Palabras, sólo palabras.

Se habla y se las lleva el viento, se escribe y se cubren de olvido; así como les pasa a algunos sentimientos.

Letras que no quedarán grabadas para siempre, ni las de mi lápida, ni en la tuya, ni en la tumba de nadie; al final todo está escrito en arena.

Sin embargo nos empeñamos en hablar, en escribir, en presumir lo que pensamos, el mundo no cambia y este mal no tiene cura (ni sacerdote).

Yo por eso te doy estas letras de cambio, para que cambiemos nuestras vidas, no por otras, sino que tomemos los rumbos que nos corresponden y que cada quien siga su destino, ya que juntos los caminos no hacen uno, debido a la incompatibilidad inherente e incoherente.

Otra despedida, sin adiós, para nadie.

Me quedo con las letras para describir fantasías privadas y exhibirlas en un aparador electrónico, como en una casa de cristal en la que no se revela nada realmente.

Cierro las cartas abiertas y reabro la mezcla mágica de sonidos silenciosos en papel (o en pantalla).

Palabras

Paciencia. Es lo que vamos perdiendo en silencio.

El Mundo. Todo lo que ilusamente creemos que escapa de nuestro control.

Verdad. Lo que aprendimos a despreciar diciendo que es un gran valor.

Orgullo. Lo más difícil de tragar.

Miedo. Lo que sentimos unos de otros al encontrarnos tan similares.

Deseo. Origen de muchos de nuestros males.

Respeto. Palabra que hoy carece de sentido y significado.

Dios. Sinónimo de olvido.

Extraído de “Cuentos InFamiles y canciones sin música”, 1997

angel

Ya nada es como antes

Quisiera plasmar fielmente en palabras los buenos sentimientos,

pero lo que me falla no es la pluma, sino el corazón.

Mi alma no dice ya nada bueno, se ahoga en frases ajenas y silencios,

ideas repetidas, compradas, y no se me ocurre algo que proponer.

Me siento encadenado a esa ermita rodeada por la multitud citadina,

víctima constante de la contagiosa indiferencia, infectado de indolencia

simulo ignorar a quien me llama, y aún más a aquel que me pide ayuda.

Trato de recordar algunos momentos felices,

pero ya ni siquiera puedo acordarme de las permanentes desgracias.

El futuro me parece un indefinible manchón de ilusiones

en esta tierra de asesinos, suicidas y ladrones.

La verdad no sé si continuo en el muno por inercia

o simplemente por llevarle la contraria a la moda.

Ya no hay vino que se transforme en sangre

y la sabiduría fue reducida a publicidad que carcome los sesos.

Con todos esos bombardeos, ¿cómo podría conservar lo que realmente importa?

La gente “civilizada” es la que comete los actos de la peor barbarie

y los que se sienten salvajes, tratan de civilizarse en la misma forma.

Ojalá en vez de quejas pudiera volver a escribir historias e ideas,

pero creeme, en mí ya nada funciona como antes.

Abril 2015

sack

Perfecta utopía perpetua

Sería mejor el mundo si todo fuera como en un viejo Western, pues allí se diferencian bien los buenos de los malos. En la realidad pocos son buenos, y aún estos siempre tienen su lado malo.
Sería mejor todo si un Dios de amor y justicia en verdad existiera, en lugar del supuesto prototipo de esta especie de dos patas que carece de toda lógica, teniendo el supuesto don de la razón. ¿Quién sabe?, igual todo lo que vivimos es una venganza de Zeus por haber dejado creer en él.
Las cosas serían menos feas si dejáramos de lado las etiquetas, por más obvias que estas parezcan. No más capitalistas, izquierdistas, heteros u homos, judíos o palestinos, sino sólo personas.
Al final que cada quien crea y haga lo que quiera, pero sin tratar de imponerse, convencer ni joder a los demás. Siempre habrá un Robespierre o Marat, tratando de convencer a los demás, a guillotinazos, de las bondades de los derechos humanos, de la libertad, la igualdad y la fraternidad.
Las cosas serían mejores, si todos siguiéramos una justicia general, inclusiva y equilibrada, basada en el bien común y en el beneficio absoluto del mundo.
No más paternalismos, no más explotaciones. Imagina…
Pero en esta vida todo es relativo, incluyendo el absoluto de la relatividad.
Por esto lo que digo no son más que palabras, palabras, palabras, la perfecta utopía perpetua que nunca se podrá realizar.

Números

El número de escalones que hay de aquí al Cielo es igual a la cifra de buenas acciones que realizarás durante los días que le restan a tu vida. No hay elevador, dicen, así que cuida tus pasos, y aunque no existiera el Cielo, debería ser reconfortante saber que no eres un suplicio existencial en el número de respiros de los demás.

El número de golpes que alguien tiene que darse antes de conseguir lo que más desea, es equivalente al número de hombres que buscan eso mismo, creyendo que es lo que vale la pena.

El número de veces que iré a buscarte, será directamente proporcional al número de mis decepciones o de mi estupidez necia. Como el niño que no aprende tras quemarse demasiadas veces con la misma vela o el can que se alimenta del mismo vómito mil y una veces. Por eso te recomendaría que desde ayer ya no me esperes, porque sospecho que estoy en el circo, bailando entre cristianos y leones.

El número de palabras que me quedan por dedicarte, son muchas como para poder contarlas; aunque realmente no hablan de ti, mujer, sino de las cosas que cometemos los humanos.

El número de líneas que quedan a esta composición, dependen de qué tan aburrido me sienta, además los minutos ya no alcanzan y el tiempo me apremia…

Los encantadores de palabras

Prefiero a los encantadores de palabras que a los domadores de letras.
Prefiero a los que abren las compuertas para liberar las verborreas y presentan ideas libres que a los encadenados en el ritmo y la rima.
No me malinterpretes, admiro de verdad a los que logran decir todo bajo el yugo de la métrica, su don matemático, pero prefiero las explosiones verbales.
Orden y método, no sé si lo dijo Holmes o Poirot, eso está bien para resolver crímenes, pero no sé si sirva completamente para sacar instantáneas fieles del alma.
Prefiero que las palabras me lleven de viaje a que me describan minuciosamente una habitación.
Recuerda que si algo no nos gusta, tenemos mucho lugares a los cuales voltear (359 grados como opciones) o simplemente cerrar los ojos.
Me gusta el concepto de “encantador de palabras” más que el de “domador de palabras”. Sí, definitivo, prefiero a los primeros que a los segundos, pero no importa de qué categoría sean, mis favoritos son los retratistas de almas.
Miami, 2009
scott

Olvido

Honestamente no sé a qué se debe lo que no se adeuda, y tampoco me acuerdo de lo que había al otro lado del agujero negro. Dicen que por mi falta de memoria soy un caballero.

Las palabras que salieron de mi boca se fueron con los cien pajarillos que echaron a volar, y valían más que el pájaro ajeno que sostienes ahora en tu mano.

Los colores no hablan, sólo brillan; los derrotados sólo gimen y chillan. No recuerdo a qué se debe lo que no se adeuda, como también olvidé la manera de afinar tus cuerdas.

No recuerdo bien mi primera noche en este mundo, pero comienzo a recobrar la idea de lo que es ser totalmente feliz por aquí.

Me gusta, en ocasiones, ser un solitario sin llanura, claro que a nadie le gusta ser un abandonado, porque eso no es más que amargura.

Las caricias son efímeros tesoros para la piel, en parte por eso debería estar prohibido decir “para siempre” y también “nunca jamás”.

No recuerdo mi primera noche en este mundo y tampoco recuerdo haberte conocido. No recuerdo bien nada de lo que creí conocer, tampoco sé si alguna vez supe convertir tu plomo en oro.

No me tomas en serio cuando hablo seriamente, y haces lapidarias mis frases cuando bromeo. La vida es redonda, como lo es la Tierra, como lo es el futuro y como lo son las monedas.

Mis palabras se pierden en tu laberinto, con tres minotauros que tienes a sueldo pagado por tus sentidos.

Fuiste mi todo siendo en realidad nada, y tras la tormenta, llega siempre la calma.

No recuerdo haber usado mezclilla, como tampoco recuerdo cómo eran tus sonrisas.

 

Water Forget-me-not or True Forget-me-not or Myosotis scorpioide

Sin importancia

Ávido lector, desde su tierna y cruda infancia sin cocimiento, pero con algo de conocimiento. Agradeciendo siempre a Gutenberg el invento.

Devorador de libros, cortó muchas noches y días el tiempo a través de Cortázar. Sacrificó demasiados viernes sociales por Verne. Leyó más de una vez las hecatombes dramáticas de Shakespeare. Leer llegó a ser para él una obsesión.

Hasta que llegó el momento que de tanto tragar letras tuvo que vomitarlas. No se volvió loco como el Quijote, simplemente se convirtió en escribidor.

Desde entonces escribió muchas líneas, primero en servilletas y manteles desechables, que siempre guardó, después en hojas sueltas que conservó en carpetas, para después seguir anotando en libretas y cuadernos, de los cuales se fueron llenando 10, 30, 50… Siguió atiborrando más, pero perdió la cuenta. Siempre pensando en que un día lo publicaría. Todo lo guardó.

Así las hojas se entintaron con frases, poemas y cuentos, jamás una novela. Todo tenía que ser de un tirón, de un solo golpe; quizá la novela sólo la hubiera logrado como Kerouak o Balzac, sentado días y noches enteras sin levantarse de la silla hasta acabar. Pero aún así eso era demasiado tiempo, no sería fresco ni divertido, así que se mantuvo en el lado breve de la escritura.

La brevedad, siempre la brevedad. Consecuente coherente, fue breve hasta en su propia existencia, o su propia muerte. Murió antes de los 40.

Solo, como la verdad, siempre solo, como rey de Francia. Su cadáver fue descubierto dos semanas después de su fallecimiento. Lo encontraron hasta que el hedor empezó a molestar al perro faldero de su anciana vecina, una mujer que no tenía memoria, ni olfato, ni vida.

Los buitres familiares acudieron rápido, para darse el palmo de narices que se merecían: no había herencia. Nada para nadie, todo se lo había gastado él mientras tuvo un respiro.

Y los más de 50 cuadernos y libretas sin cuenta, llenos de escritos, no sirvieron para buscar ningún tiempo perdido. No, tampoco fueron vendidos. Alimentaron un fuego, no tan variado como el del 10 de mayo del ’33, pero caliente como el infierno de Dante mudo.

Así que todas las palabras, todas las líneas, ideas, epigramas y relatos que él escribió quedaron inéditos y fueron totalmente desconocidos en este mundo; se los llevo el viento, se elevaron con el humo.

El tipo nació y murió antes de Internet. Si le hubiese tocado esta época, hubiera escrito sus obras en una computadora, y estarían revueltas sus ideas con las de miles y millones de escribidores, con igual o peor talento que el de él. Estarían sus notas perdidas en bits, MHz y espacios virtuales, el blogs, sitios web y redes sociales. Mezcladas en enferma promiscuidad con esas frases pseudo brilantes de la gente, con esos pensamientos breves y pestilente como haikus de mierda, con esas dizque inspiraciones anotadas con ortografía jodida y con muchísimas otras tonterías.

Al final sus letras y pensamientos, aunque hubieran logrado estar en el mundo digital, tampoco hubiera sido leídos, también se hubieran quedado vírgenes e inéditos como lo estuvieron en papel, porque en realidad hay cosas que a nadie importan.

dc

El acto y la finalidad

flores, cielos azules, estrellas, soles y lunas, cartas sentimentales de altos vuelos, sentimientos, dulzura, poemas sublimes, tonos sutiles que hechizan, melodías que embriagan, encantadoras palabras, promesas doradas, todos son caminos que llevan a la misma ciudad conocida como Entrepierna, que llega a ser regida por el señor pigmeo de Extremadura, que por cierto termina siendo un vil vasallo de Extremablanda al terminar su gestión, sin importar en lo absoluto la píldora milagrosa de genio vigoroso que es peligroso al corazón, literalmente hablando, con dolor del caído de la litera. esa misma región de Entrepierna que puede ser también gobernada por la gruta de los tesoros de alibabá, con humedad de monzón y calor de un bello infierno. el caso es que esa situación, sin importar su inicio ideal, con disfraz de desinterés consumado, aunque consumido por el deseo, termina siempre igual. extraños en la noche o viejos conocidos. el resultado es el mismo, el desfogue animal, tan natural y visceral, que se sacia hasta alcanzar la momentánea sequía del cuerpo. la calma chicha después de la tempestad. ese ejercicio que representa el respiro necesario de nuestra masa y peso. es mucho para mí, pseudo-vital, pero creeme que no creo que sea tan gran cosa. por eso dije que de verdad te quería, y te quise, porque después de la petite mort /muerte pequeña/ me da por hablar, por seguir necesitando una cómplice en la vida, porque para mí siempre hay algo que importa más que el delicioso intercambio de caricias, susurros, jadeos y fluidos. ya te lo dije, no es que no me importe todo eso, no es que yo sólo me limite a hablar. simplemente los temblores y los éxtasis duran muy poquito, por maravillosos que sean, y siempre me interesa al final más lo demás. no reniego de esa locura ni de esas alturas del cuerpo, y no soy un romántico ni un idealista, me siento, sin embargo, más realista que los que se tragan que la cuita del coito, la cópula es LA cúpula, que el acto de corto circuito es el circo máximo, la máxima finalidad, la mayor felicidad. por eso quedo a los ojos del mundo como el tipo desfasado que se niega a navegar en esa corriente tan común, actitud que, me consta, suele conllevar la soledad.

bud